A Jesús le importa la gente

Escrito por Leapita en . Publicado en Otro Jesús

Hoy leí el libro de Lucas desde el 8:26 a 9:27 y creo poder ver que no solo se habla de que Jesús puede hacer milagros, sino de la relación que Jesús tiene con la gente, que a Jesús le importa más la gente que el contexto y el qué dirán.

Les resumo mi pensamiento en un par de momentos. Jesús cruza el Mar de Galilea y en la otra orilla se encuentra con un endemoniado desnudo al que libera. Dice que la gente del pueblo al ver al que había estado endemoniado en su sano juicio tuvieron miedo. La gente muchas veces pareciera que quiere que no le alteren su vida, que no le toquen sus cerdos, que nadie se meta, preferible malo conocido que bueno por conocer. Pero a Jesús le importa la gente, en este caso una sola persona que nadie miraba, Jesús se detuvo en ella.

Luego dice que al regresar le pidieron que vaya a ver a la hija de Jairo, jefe de la sinagoga, porque estaba enferma, en medio del viaje la multitud lo apretujaba y una mujer le toca el manto y queda sana. Jesús pregunta quién lo tocó y Pedro le dice que son una multitud los que lo aprietan. Pero Jesús se detiene en medio de esa multitud nuevamente a buscar una persona, y pensaba yo, cuantas veces en esta ciudad tan grande no nos detenemos porque en medio de la multitud pensamos que otro lo hará.

Sigue su camino y a pesar que la hija de Jairo había muerto, se vuelve a detener para devolverle la vida. Nuevamente sale de la multitud, se vuelve a bancar la burla y se detiene en este caso por una niña.

Seguido a eso Jesús envía a sus discípulos con autoridad para hacer lo mismo que él y les enseña como tienen que reaccionar si no lo aceptan… Otra vez haciendo caso omiso al “que dirán”.

Por último Jesús alimenta a los 5000. Nuevamente los discípulos le recomiendan que se libre de la gente, que se despida de la multitud. Pero Jesús les devuelve la pelota y les manda que ellos se hagan cargo de la multitud.

Mi conclusión es que a pesar de todo lo que nos diga la sociedad, que lo más importante es centrarse en el trabajo y en los negocios, que cuando uno tiene muchas cosas que hacer no se puede detener ante nada y nadie, que mejor dejar las cosas como están, que no se puede mirar el árbol en medio del bosque, la vida cristiana es justamente lo contrario, tomarse un tiempo y mirar a la gente, ayudar a la gente, pensar en la gente. A veces será uno en medio de la multitud, una vez será un pobre, un vecino, un familiar, otra vez una mujer o un extraño o un niño o directamente serán muchos. Pero siempre lo importante para Dios son las personas, su salud, su bienestar. Jesús nos pide que nos neguemos a nosotros mismos, pero que no neguemos a los demás.

Imprimir