Historia de la gallina

Hubo una vez un granjero, este era sólo un empleado de los dueños de una granja que él cuidaba y donde además vivía. Dentro del gallinero cuidaba cien gallinas que conocía y a las cuales no olvidaba de atenderlas personalmente. Él amaba a sus gallinas, ya que eran su única compañía cada día, pero con el tiempo había empezado a poner mayor dedicación en tres de ellas, con estas tres llegó a tener mucho más amor que al resto.

A una de ellas, la amaba porque ponía los huevos más grandes, frescos y deliciosos que jamás se haya probado. A otra de ellas la amaba por su canto, y por su personalidad independiente, esta gallina era capaz de dirigir a todas las demás y además parecía la más obediente y no se separaba del granjero. La tercera gallina era muy diferente a las demás, no ponía huevos, era menudita, parecía tímida, un poco desplumada y siempre estaba allá, en un rinconcito esperando que alguien le vaya a dar de comer.

Continuar leyendo

Logo LP